Auditorías energéticas integrales para todo tipo de edificios

Auditorías Energéticas

Las auditorías energéticas suponen la realización de un estudio integral de todos los aspectos, tanto técnicos como económicos, que afectan directa e indirectamente al consumo de la instalación eléctrica de una determinada estancia o edificio.

Además, las auditorías energéticas deberían de cumplir con el estándar de calidad de la Norma UNE 216501 “Auditorías energéticas” elaborado por el Comité Técnico de Normalización 216 de AENOR.

Desde el año 2016 es obligatorio realizar auditorías energéticas para las empresas con más de 250 trabajadores o volumen de negocio superior a los 50 millones de euros.

Los beneficios que se tratan de lograr con la realización de una auditoría energética son:

  • Obtener un conocimiento fiable de los consumos energéticos de la instalación eléctrica.
  • Identificar dónde y cómo se consume la energía y los factores que afectan a su consumo.
  • Optimizar el suministro gestionando energéticamente la instalación eléctrica, mejorando la contratación de la energía eléctrica y los combustibles.
  • Identificar el coste energético.
  • Detectar y evaluar las oportunidades de ahorro energético y margen de mejora de la instalación eléctrica en base a medidas concretas orientada a la eficiencia energética.
  • Eliminar las pérdidas energéticas.
  • Maximizar la eficiencia de la instalación eléctrica.
  • Reducir las emisiones por unidad de producción eléctrica.
  • Evaluar las oportunidades de diversificación de la energía y su repercusión en coste el energético.
  • Analizar la posibilidad de utilizar energías renovables.

¿Qué edificios, sistemas y equipos se auditan?

  • Epidermis y estructura de los edificios (radiación, ventanas, cerramientos, aislamientos, protecciones…)
  • Sistema de Agua Caliente Sanitaria – ACS (equipos, tuberías, mantenimiento, …)
    Sistema eléctrico del edificio (sistema eléctrico, cuadro eléctrico, circuitos…)
    Sistema de iluminación del edificio (niveles de iluminación, anomalías, sustitución de lámparas…)
  • Sistemas de climatización, ventilación, calefacción y refrigeración del edificio (estado de los equipos, equipos alternativos, aislamiento de tuberías…)
  • Otros sistemas y equipos consumidores de energía
  • Estudio de suministros energéticos (potencia y tarifa contratada, discriminación horaria, factor potencia y posibilidades de unificación)